martes, 31 de julio de 2012

Arándano para prevenir la infección de orina




El jugo y los complementos de arándano realmente ayudan a prevenir las infecciones del tracto urinario, confirma un estudio reciente. Hasta el 50% de las mujeres desarrollan al menos una infección del tracto urinario (ITU) en sus vidas, y hasta el 30% desarrollan ITU recurrentes, según los expertos. Por eso, hace mucho que los investigadores debaten si los arándanos y los productos derivados de ellos pueden tener algún rol en la prevención o tratamiento de las dolorosas infecciones. 

Para este nuevo informe, investigadores de Taiwán analizaron trece estudios que compararon productos que contenían arándanos con placebos inactivos en un total de 1.616 individuos en Norteamérica y Europa. La mayoría de ensayos duraron seis meses. Según los resultados, estos antiguos remedios caseros proveen protección contra las ITU comunes, sobre todo entre las mujeres, mujeres con infecciones repetidas, los niños, y los que beben jugo de arándano en lugar de tomar complementos de arándano, reportaron los investigadores. Además, las personas que consumían los productos de arándano dos veces al día obtuvieron más protección que sus contrapartes que lo hacían con menos frecuencia, según el estudio, que apareció recientemente publicado en Archives of Internal Medicine. 

"Los productos que contienen arándano podrían reducir la tasa de incidencia de ITU en las personas en alto riesgo", señaló el autor del estudio, el doctor Chien-Chang Lee, director del departamento de medicina de emergencia de la Rama de Yunlín de la Universidad Nacional de Taiwán, en el Condado de Yunlín. 

No se sabe exactamente de qué forma los arándanos ayudan a prevenir las infecciones del tracto urinario, pero podrían interferir con la adhesión de las bacterias a las células, potencialmente previniendo la infección. "Este beneficio podría provenir de un efecto aditivo o sinergístico de sustancias desconocidas en el jugo, que no aparecen en las cápsulas o pastillas de arándano", apuntó Lee. e sus efectos secundarios".



martes, 24 de julio de 2012

¿Son realmente necesarios los aditivos en la comida elaborada?



Los aditivos alimentarios cumplen una función importante al preservar la frescura, seguridad, sabor, aspecto y textura de los alimentos procesados. Estas sustancias se agregan con fines específicos, ya sea para garantizar la seguridad del alimento o mantener su calidad durante el almacenamiento. Por ejemplo, los antioxidantes impiden que las grasas y los aceites se vuelvan rancios mientras que los conservantes evitan o reducen el desarrollo de microbios (como el moho del pan), y los espesantes permiten que las preparaciones a base de frutas adquieran consistencia “gelatinosa” para que se puedan untar en el pan tostado.

Los colorantes se utilizan para aumentar el atractivo de los alimentos. Si bien estas sustancias no aumentan la seguridad ni mejoran la textura, permiten ofrecer a los consumidores una selección de productos que les resulte más atractiva o agregue placer a la dieta gracias a su color. Los aditivos pueden añadir propiedades organolépticas específicas a los alimentos (como sabor y textura) para responder a los hábitos culturales y las expectativas de los consumidores.

Todos los aditivos deben ser aprobados por las autoridades competentes, que establecen límites estrictos en cuanto a la cantidad y el tipo de sustancias que puede emplearse. Todos los aditivos deben figurar en la lista de ingredientes del envase de forma que los consumidores puedan elegir libremente.

Tomado de: eufic.org

martes, 17 de julio de 2012

Cafeína y rendimiento deportivo



La Sociedad Internacional de Nutrición en el Deporte opina, a través de un documento de postura publicado en la revista científica 'Journal of the International Society of Sports Nutrition', que la cafeína cuenta con efectos ergogénicos demostrados, a pesar de que estos varían en función de la condición del deportista y de la intensidad, duración y tipo de ejercicio. Algunos de estos efectos son:
  • La cafeína es efectiva para mejorar el rendimiento deportivo en atletas entrenados que consuman dosis bajas-moderadas (3-6 mg de cafeína/kg de peso). No existe mejora añadida a partir de 9 mg/kg y no es recomendable superar la dosis de 500 mg/día.
  • Los efectos ergogénicos de la cafeína son mayores si se consume deshidratada en forma de suplementos (cápsulas, tabletas, polvo) comparada con el café.
  • Los efectos positivos se pueden sentir cuando se consume 60 minutos antes de la actividad, pero también en tiempos más cortos (15-30 minutos previos al inicio del ejercicio).
  • La cafeína puede mejorar el estado de vigilancia en períodos de ejercicio intenso de larga duración, así como en actividades con privación de sueño.
  • La cafeína es ergogénica para ejercicios de resistencia máxima sostenida y es muy efectiva en pruebas de contrarreloj.
  • La suplementación con cafeína es beneficiosa para los ejercicios de alta intensidad y en deportes de equipo, como fútbol o rugby, caracterizados por actividades intermitentes durante periodos largos de tiempo.
  • La literatura científica es ambigua respecto a los efectos de la suplementación con cafeína en el rendimiento de fuerza y potencia, por lo que es un área que requiere de más investigación.
  • La literatura científica no apoya la diuresis inducida por la cafeína durante el ejercicio, ni ningún cambio dañino en el equilibrio hídrico que pudiera afectar de forma negativa el rendimiento.
Es interesante recordar que desde hace unos años la cafeína no está incluida en la Lista de Sustancias Prohibidas que elabora cada año la Agencia Mundial Antidopaje, por lo que su uso en ningún caso puede considerarse doping.

Tomado de: consumer.es

martes, 10 de julio de 2012

La mitad de la población ignora los consejos nutricionales elementales


El acceso a un abanico más amplio de alimentos no garantiza una dieta más equilibrada, como lo demuestra el hecho de que sólo un 54% de los españoles cumpla con las recomendaciones clásicas de la pirámide alimenticia, lo que está favoreciendo un aumento progresivo de la obesidad. 

Así lo ha asegurado el catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo y presidente de la Fundación Española de Nutrición (FEN), Gregorio Varela, durante una jornada organizada por la Red Española de Ciudades Saludables de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) celebrada en el Ministerio de Sanidad, en la que ha reconocido que "se puede considerar un fracaso para los nutricionistas". 

"La mayor disponibilidad no parece que ayude a una mejora de la dieta, ya que puede ser bueno si se elige bien, pero menos bueno cuando no se lleva una correcta selección de alimentos", según este experto, que ha criticado que actualmente haya cerca de 30.000 productos a nuestra disposición cuando "nuestras abuelas apenas manejaban unos 100 alimentos". 

Esto, según Varela, ha modificado "inconscientemente" nuestros hábitos alimenticios, como muestra el hecho de que en España haya disminuido el consumo de verduras y frutas (unos 320 y 300 gramos de media al día respectivamente) y, en cambio, se registre un incremento considerable en el grupo de carnes y derivados (unos 180 gramos al día). 

Además, estudios recientes han evidenciado un incremento del consumo de bebidas no alcohólicas y un descenso de alimentos básicos como los cereales o las legumbres. De hecho, un alimento básico como el pan, del que hace unos 50 años se consumían una media de 360 gramos diarios, ha reducido su consumo a casi un tercio (134 gramos diarios), mientras que el consumo de aceite, alimento clave en la dieta mediterránea, se ha reducido a la mitad.

martes, 3 de julio de 2012

Riesgo de malnutrición en pacientes con transplante renal


A continuación, muestro el resumen del artículo que han publicado dos compañeras y amigas (Ana Belén del Toro e Inmaculada Ruiz) en el último número de la revista Trastornos de la Conducta Alimentaria. El estudio habla del riesgo de malnutrición en pacientes con transplante renal:

La alimentación y  los  hábitos alimentarios son fundamentales en  la insuficiencia renal crónica (IRC) y diferentes a lo largo de las etapas o estadios de la misma. Por otro lado, en  la anorexia nerviosa (AN) se producen una serie de procesos fisiopatológicos que pueden provocar fallos en la función renal. Por todo ello, el consejo nutricional y sobre el estilo de vida en pacientes trasplantados contribuye a mejorar la evolución y el pronóstico del trasplante y son especialmente importantes en caso de trastornos de la conducta alimentaria (TCA) asociados.