martes, 21 de agosto de 2012

La Dermatitis Herpetiforme



También conocida como enfermedad de Duhring, es una erupción cutánea extremadamente pruriginosa compuesta de protuberancias y ampollas o vesículas que aparecen usualmente en los codos, las rodillas, la espalda y los glúteos. En la mayoría de los casos, la erupción es del mismo tamaño y forma en ambos lados. La erupción es crónica, lo que significa que continúa durante un período de tiempo prolongado. 


Se desconoce su causa; sin embargo, la dermatitis herpetiforme frecuentemente está asociada con la sensibilidad al gluten (enfermedad celíaca) en el intestino delgado. 

Para el diagnóstico, en la mayoría de los casos, se realiza una prueba de inmunofluorescencia directa y una biopsia de piel. El médico puede recomendar también una biopsia intestinal. 

Este trastorno se puede tratar con dapsona, un antibiótico que puede ayudar a la mayoría de los pacientes. Asimismo, se recomienda una dieta libre de gluten con el fin de controlar la enfermedad. El cumplimiento de dicha dieta puede eliminar la necesidad de los medicamentos y prevenir complicaciones posteriores. 

La enfermedad se puede controlar bien con tratamiento, pero sin éste, el riesgo de cáncer intestinal puede ser significativo. 

No se conoce una forma de prevención para esta enfermedad, pero las personas que la padecen pueden prevenir las complicaciones evitando alimentos que contengan gluten.

Tomado de: celiacos.org

martes, 7 de agosto de 2012

Prevención de la diarrea del viajero


El verano es un periodo del año que la mayoría utiliza para desconectar del día a día, descansar y también para viajar.

El problema de salud más frecuente en los viajeros es la "diarrea del viajero", que llega a afectar al 80% de los viajeros que se dirigen a países de alto riesgo (África, Asia y Centro y Suramérica), en los que las condiciones sanitarias de potabilización del agua y de preparación y conservación de los alimentos no es suficiente. En muchos casos se limita a cuadros leves de 2-3 días de duración pero que dificultan el viaje, otros se acompaña de fiebre, nauseas, vómitos y puede llegar a la deshidratación. 

Para que no ocurra esta afección, es importante seguir una serie de consejos ,relacionadas con la alimentación, que nos servirán de gran ayuda para prevenir estos casos:


  • Bebidas: tomar agua y bebidas embotelladas o en latas que son abiertas por el propio consumidor (incluyendo el agua para la higiene bucal). No deben de tomarse hielos en las bebidas por la falta de garantía del agua con que se elaboraron. Las infusiones se tomarán si son servidas muy calientes.
  • Alimentos: se evitarán los zumos y frutas preparados y pelados. Es preferible tomar piezas enteras de fruta que son lavadas y peladas por el viajero, o zumos embotellados. Las verduras deberán estar cocidas y servidas muy calientes. No deben de tomarse platos crudos. La carne y el pescado se solicitarán cocinados y servidos muy calientes. Los picantes y condimentos fuertes y no habituales en la dieta del viajero suelen ser también causa de molestias abdominales. No se deben tomar alimentos que contengan huevo crudo. Debe evitarse el consumo de alimentos, helados y bebidas adquiridos a vendedores ambulantes a granel, no envasados de forma industrial. No se debe consumir leche ni productos lácteos elaborados con leche cruda (sin pasteurizar).


Se aconseja también, llevar sales de rehidratación oral, que constituyen el mejor tratamiento de una diarrea, siendo imprescindible la adecuada reposición de líquidos y sales. 

Fuente: fisterra.com