martes, 24 de junio de 2014

¿Qué es un aceite vegetal?

Los aceites de origen vegetal, también conocidos como aceites vegetales, se obtienen a partir de semillas, legumbres, frutos secos y determinadas frutas. Básicamente, los aceites vegetales son grasas que son líquidas a temperatura ambiente. Todas estas grasas están compuestas por triglicéridos, que a su vez están formados por ácidos grasos unidos al glicerol. Los aceites vegetales contienen una mezcla de ácidos grasos saturados, monoinsaturados y poliinsaturados, aunque suelen predominar los ácidos grasos insaturados (mono y poli). En cambio, en las grasas animales como la mantequilla y la manteca de cerdo, predominan los ácidos grasos saturados, que son sólidos a temperatura ambiente. También hay unos pocos aceites vegetales, como el aceite de palma y el aceite de coco, que son relativamente altos en ácidos grasos saturados y, por tanto, son más sólidos. 


Los ácidos grasos insaturados, abundantes en los aceites vegetales, tienen efectos beneficiosos en los indicadores de salud cardiovascular cuando se utilizan en lugar de ácidos grasos saturados. Los aceites de oliva contienen principalmente ácidos grasos monoinsaturados y los aceites de colza son una mezcla de ácidos grasos mono y poliinsaturados (incluidos ácidos grasos omega-3), mientras que los aceites de girasol, maíz y nuez contienen principalmente ácidos grasos poliinsaturados. Los ácidos grasos poliinsaturados de los aceites pueden incluir los ácidos grasos esenciales: el ácido linoleico omega-6 (n-6) y el ácido alfa-linolénico omega-3 (n-3).



Los aceites vegetales pueden contener vitaminas liposolubles como la vitamina E y la vitamina K. Los aceites también pueden contener cantidades variables de compuestos bioactivos beneficiosos, como los polifenoles antioxidantes del aceite de oliva virgen y extra virgen. Además, los aceites vegetales son una fuente natural de esteroles, que son preferentemente absorbidos por el cuerpo humano en lugar del colesterol procedente de la dieta (bloqueando de este modo su absorción).

Tomado de: eufic.org

miércoles, 4 de junio de 2014

Consejos en la mesa para que su hij@ coma saludable

  • - Los niños deben estar en una correcta postura, no tumbados en un sofá abriendo la boca sin enterarse de lo que comen o frente a la televisión. No deben estar cansados ni con sueño. El ambiente deberá ser relajado, sin prisas, nervios ni tensiones.
  • - Para aprender a comer hay que mantener una cierta disciplina en las formas de convivencia – relaciones en la mesa, uso de cubiertos-, una valoración del ritmo de consumo de los niños en términos de tiempo, evitando forzar a los más lentos. El acto de comer debe ser grato, educativo y reparador. Aprender a comer adecuadamente es una necesidad para mantener la salud y la buena convivencia.
  • - Tocar, jugar con la comida es una necesidad para los niños y constituye la mejor manera de aprender. Necesitan practicar. Las habilidades no se adquieren de golpe, sino de forma progresiva, después de varios intentos. Deje que su hijo coma solo si ya es capaz de hacerlo, aunque ensucie.
  • - Los padres tratarán de razonarles la importancia de lo que comen y evitarán ser arbitrarios, permitiéndoles en ocasiones lo que otras veces no toleran, en función de su propio cansancio o humor.
  • - Los niños deben aprender que, aunque les guste una comida, no pueden tomar todo lo que les apetezca, dejando en el plato el alimento que les gusta menos.
  • - El mejor premio para un niño es la atención sincera de un adulto, que le dedica tiempo, un cuento, una broma o un juego. No premiar con dulces y chucherías, por el buen comportamiento ni tampoco regañar, gritar, castigar o amenazar para que coma. Es importante elogiar cualquier cosa que haga bien. Procure pedir las cosas con un tono de voz amable, utilizando “por favor” y “gracias”. Trate a su hijo con el respeto con el que le gusta que le traten a usted.
Tomado de: codinan.org