viernes, 28 de septiembre de 2012

El mito del huevo y el colesterol


Hasta finales del siglo pasado se recomendaba limitar el consumo de huevos, por su alto contenido en colesterol, como una medida de prevención cardiovascular. En 1973, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, en inglés) recomendó limitar la ingesta de huevos a un máximo de tres por semana. Esta idea fue aceptada durante años por los responsables sanitarios, quienes a su vez la transmitieron a la población general.

Los principales responsables dietéticos del aumento de los niveles de colesterol en sangre (y en particular del colesterol perjudicial, el LDL) son las grasas saturadas y las parcialmente hidrogenadas (también llamados ácidos grasos trans). Por ello, restringir el consumo de este tipo de grasas es más beneficioso para el perfil lipídico del plasma sanguíneo que reducir el colesterol de la dieta. Aunque la mayor parte de los alimentos ricos en colesterol suelen ser también ricos en grasas saturadas, el huevo no lo es. Un huevo de tamaño medio contiene unos 200 mg de colesterol, pero tiene más grasas insaturadas que saturadas y solo 70 calorías. Debido a su contenido en fosfolípidos, que interfieren en su absorción, este colesterol tiene muy poco efecto sobre el colesterol en sangre.

La falsa creencia de que la ingesta de huevos podría aumentar el riesgo cardiovascular a través de su efecto sobre los niveles de colesterol plasmático, aún no universalmente desterrada, no tiene ningún soporte científico tras los resultados de numerosos estudios que, sin excepción, han demostrado de forma concluyente que la ingesta de un huevo al día no resulta perjudicial para el perfil lipídico sanguíneo ni aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Dos metaanálisis realizados sobre los resultados de 166 estudios clínicos así lo muestran.

Las evidencias de que la ingesta moderada de huevos no incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares han inducido a las principales sociedades científicas a modificar sus recomendaciones dietéticas en relación al huevo. Así, la Asociación Americana del Corazón, ya en su revisión del año 2000 declara que «el colesterol procedente de los huevos no supone un riesgo añadido para padecer enfermedades cardiovasculares, permitiendo recomendar la toma de un huevo al día, en lugar de la recomendación previa, de hasta tres huevos a la semana».

La ingesta de huevo no solo no parece incrementar el riesgo cardiovascular, sino que aumenta significativamente los niveles de luteína y zeaxantina en sangre, dos carotenoides que podrían impactar positivamente en el desarrollo de la arteriosclerosis. Además, el huevo es una fuente rica en proteínas de alto valor biológico, esenciales para configurar una dieta sana. Por tanto, y en el marco del patrón de alimentación saludable conocido como Dieta Mediterránea, la ingesta de huevos también puede contribuir a la prevención de la enfermedad cardiovascular, tanto por su aporte nutricional como por sustituir a otros alimentos con mayor contenido en grasas saturadas e hidrogenadas que provocan un aumento del riesgo cardiovascular.

Tomado de: huevo.org.es

2 comentarios:

  1. TE dejo este link que me pareció importante.
    http://elcomercio.pe/gastronomia/1456634/noticia-comer-yemas-huevo-casi-tan-peligroso-como-fumar-revelo-estudio
    Menciona al huevo como potencial productor de enfermedades coronarias.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes,

    El estudio que mencionas en ningún momento habla de la ingesta de huevo y nivel de colesterol total en sangre. Tan solo, nivel de placa (TPA) y consumo de huevo.

    Por otro lado, dice que el área de placa carotídea aumenta de manera exponencial con el consumo de tabaco y yemas de huevo (cosa que no me sorprende con el tabaco).

    En las interpretaciones, el mismo estudio es consciente de sus limitaciones y llega a decir que su hipótesis debe ser probada en un estudio prospectivo con una información más detallada sobre la dieta y otros estilos de vida.

    Bajo mi punto de vista este artículo es confuso y sesgado. Sería interesante que diera a conocer más datos sobre la población estudiada y que también tiene relación con el aumento de placa, como por ejemplo; la ausencia de ejercicio, el consumo de bollería industrial o si estas personas que consumen huevo lo hacen acompañado de patatas fritas.

    Muchas gracias por tu aportación.

    Un saludo.

    ResponderEliminar