jueves, 18 de abril de 2013

¿Cómo prevenir la salmonelosis?



La principal fuente de infección humana de Salmonella es a través del consumo de alimentos contaminados. Carnes, huevos, leche, productos lácteos y agua son los alimentos más comunes en este caso, sobre todo en primavera y verano, ya que las condiciones ambientales más cálidas son más favorables al crecimiento de microorganismos en alimentos. La prevención debe basarse en tres puntos fundamentales:
  1. Buenas prácticas de elaboración de alimentos, que incluye una higiene de manos estricta.
  2. Una refrigeración adecuada.
  3. Una cocción suficiente en toda la superficie del alimento y el interior.
Los alimentos no deben permanecer fuera de la nevera durante más de dos horas por que aumenta el riesgo de proliferación de la bacteria. Si se va a comer fuera, es aconsejable introducir los alimentos perecederos y que requieran refrigeración en una nevera portátil o en bolsas térmicas. Tras comer, y si han quedado sobras, estas deberán refrigerarse lo antes posible. Otro de los principales problemas es la contaminación cruzada, es decir, si se cometen en errores en un alimento, estos pueden transferirse a otro alimento que ha entrado en contacto.

Cuando se manipula carne cruda en una tabla, o bien se limpia antes de utilizarla para otro alimento o se utiliza otra. Debe tenerse en cuenta que los alimentos contaminados con Salmonella suelen tener un aspecto y olor normales, y que esta se puede eliminar si se somete el producto a temperaturas de cocción.

Tomado de: consumer.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario