miércoles, 27 de junio de 2012

Hidratación en el trabajo



Muchos factores, como por ejemplo una mayor carga de trabajo, el estrés, la distancia entre el lugar de trabajo y el hogar, los ambientes con aire seco debido al aire acondicionado o a la calefacción, pueden afectar el funcionamiento normal del cuerpo y aumentar la pérdida de agua incluso cuando no sudamos de manera evidente.

Especialmente cuando realizamos trabajo físico, el sudor es a menudo superior a la ingesta de agua, produciendo un déficit de agua corporal. En situaciones como ésta la deshidratación puede afectar de manera adversa la productividad, a la seguridad y la moral del trabajador ya que el rendimiento mental puede verse reducido junto con el rendimiento físico. La hidratación es por tanto igual de importante para el trabajador de oficina como para el trabajador manual.

Las oficinas con aire acondicionado tienen un ambiente con bajo contenido de agua, lo que da lugar a mayores pérdidas de agua a través de los pulmones y de la piel. Estas pérdidas deben compensarse con una dieta equilibrada y variada que incluya alimentos y bebidas con un alto contenido de agua. Una inadecuada hidratación a lo largo del día laboral puede causar dolor de cabeza, cansancio y dificultades de concentración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario