lunes, 26 de noviembre de 2012

Gordos de crisis



Cuando la situación social, económica o civil es extremadamente difícil es habitual que la población adelgace de forma severa, debido a la falta de alimentación. Sin embargo, esta situación no se da en la actualidad. La crisis que vivimos en los últimos años nos deja una situación negativa, difícil, sin que llegue a ser extrema en la mayoría de los casos. Por eso, la sociedad actual se ha tenido que adaptar a la nueva situación generada desde hace unos cuatro años. Como no podía ser de otra forma, esta adaptación ha tenido sus consecuencias. Uno de esos cambios, se ha producido en los hábitos alimenticios: cada vez comemos peor, lo que está trayendo como consecuencia un aumento del sobrepeso y la obesidad. Según los últimos datos de la encuesta andaluza, el 35,5 por ciento de los adultos presenta sobrepeso y un 15,3 por ciento más, obesidad. Pero, lo que es aún peor, un 18 por cienrto de niños y jóvenes también presenta cada una de estas patologías lo que se traduce en que uno de cada tres tiene problemas de exceso de peso.

De hecho, Amadeo Daza, nutricionista de Clinsalud, explica que “el exceso de peso continúa su aumento y se destaca como la patología no crónica más extendida entre los andaluces”. En este sentido, Daza reconoce que “regularmente ponemos a disposición de las familias comida basura, dulces, golosinas y no se suele hablar de hábitos alimentarios ni de ejercicio físico”. Tanto es así, que más del 60 por ciento de las familias en las que alguno de sus miembros presenta sobrepeso u obesidad, existe algún otro miembro más que la padece, lo que indica la relación entre hábitos alimentarios y de ejercicio familiares con el peso y grasa corporal.

Pero además, en los tiempos actuales, las nuevas tecnologías han influido en nuestras vidas, especialmente, en la de los más pequeños, cambiando en pocos años los juegos de los pequeños. Aunque han facilitado las tareas más cotidianas de la población, esto “unido a la falta de tiempo que relatan como excusa para no hacer ejercicio físico un 85 o 90 por ciento de los pacientes que me visitan con obesidad o sobrepeso deriva en tasas de sedentarismo más elevadas lo que conlleva una disminución importante del gasto energético de las personas”, relata Amadeo Daza. En general, en Andalucía, se estima que un 26 por ciento de la población infantil no realiza ningún tipo de ejercicio físico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario